Anatomía del calzado

 

El zapato está compuesto por piezas y debemos comprender como se arma un calzado y así podremos elegir de manera inteligente entre miles de estilos diferentes.

La puntera del zapato es el espacio que hay para los dedos, esta sección puede ser redondeada o puntiaguda, según el espacio que haya para los dedos.

La cabellada del zapato es la parte superior del zapato donde generalmente se encuentran los cordones, algunos zapatos utilizan Velcro en lugar de cordones.

La suela está compuesta de dos piezas, la interior y la exterior, la interior está dentro del zapato y la exterior es la que está en contacto con el suelo cuanto más suave sea la suela, mejor absorbe los golpes.

El tacon es la parte posterior inferior y es lo que le brinda altura al zapato, cuanto más alto el tacon, mayor es la presión que se ejerce sobre la parte anterior del pie.

La última parte es la curva leve que se encuentra cerca del arco del pie y que se ajusta a la forma del pie, es la curvatura que le permite distinguir el zapato derecho del izquierdo. En alguna ocasión el cirujano ortopédico puede recomendar un tipo de zapato especial para un niño.

El material del calzado también puede afectar la forma en que calza y la comodidad. Los materiales suaves disminuyen la presión del calzado sobre el pie y los materiales duros puedan causar ampollas. Se puede también colocar un contrafuerte para dar más dureza a la zona del talón y sujetar más el pie.

Fuente: hoinfo.aaos.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *